Bienvenidos

San Juan de Ulúa

San Juan de Ulúa

San Juan de Ulúa es el nombre de una pequeña isla de México en la que se ubica la antigua fortaleza y el otrora puerto (también del mismo nombre). La construcción de la fortaleza fue planeada por los españoles al mando de Hernán Cortés el 22 de abril de 1519 en el contexto del descubrimiento de América y de los ataques piratas y corsarios de la época contra España.

El complejo e isla se hallan frente a las costas del golfo de México en la ciudad y puerto de Veracruz, en el estado mexicano del mismo nombre.

Nuestros servicios


Taxis

El servicio de taxi a la fortaleza tiene un costo aproximado de $100 pesos. Desde el centro de la ciudad por cuatro personas.

Paseos Marinos

Te ofrecemos nuestros servicios de paseos en barco en distintas embarcaciones de distintas capacidades. También ofrecemos entretenimiento sobre los barcos en ciertos paseos.

Paqutes Turísticos

Aprovecha este excelente paquete en donde a lo largo de un día completo podras disfrutar de lo atractivos mas importantes de la ciudad.

Tranvías Veracruz

Tienes que conocer el hermoso Puerto de Veracruz y su historia de un modo totalmente novedoso y fascinante, aprovechando el magnífico tour en Tranvía Turístico, un paseo en un simpático y folklórico autobús turístico de dos pisos.

Leyenda de Chucho el Roto

Jesús arriaga, alias “Chucho el roto”, nació en Santa Ana Chiautempan Tlaxcala en el año de 1858, de oficio ebanista. Debido a la muerte de su padre, era su deber mantener a su madre y hermana, de esta manera un buen dia llegó a su taller un caballero distinguido solicitando un ebanista para que examinara una sillería fina italiana.

Así fue que conoció a Matilda, sobrina del caballero, de quien se enamoró y fue correspondido, pero su extracto humilde ponía una barrera entre los dos debido a la diferencia de clases, sin embargo eso no impidió del todo que Matilda se embarazara de Jesús y tuvieran una hija, motivo que hizo que don Diego de Frizac mandar a Matilda a Europa para dos años después regresar con una niña llamada Dolores, de quien decían era adoptada.

Ante tal situación, Jesús decidió robarse a su hija y fue encarcelado; al ser atrapado, fue recluido en la cárcel de Belem en la capital del país para posteriormente ser trasladado a San Juán de Ulúa en Veracruz, cárcel conocida por sus tormentos a los reclusos.

En 1885 jesus se escapó de San Juan de Ulúa, con la decisión de estafar y robar sobre todo a los ricos para ayudar a la gente pobre, con quienes repartía sus botines, para ello vestia de manera elegante.

En esos días a los ricos se les apodaba “rotos”, de este apodo fue que surgió el sobrenombre de “Chucho el roto”. Durante diez años Chucho logró estafar y robar de maneras muy ingeniosas, hasta que fue apresado en Queretaro por el robo a una joyería.

Una vez trasladado a San Juan de Ulúa, Chucho intentó escaparse de nuevo, pero logró su objetivo a medias, ya que fue perseguido en lanchas y apresado de nuevo, siendo lesionado de una pierna, como resultado de su fuga frustrada el juez lo condeno a 300 latigazos, sin embargo, Matilde la madre de su hija, se comenta que pagó al verdugo conocido como “el chino” para que aplicara los latigazos de manera tal que no lo matara, lo siguiente que se sabe es que fue trasladado al hospital “Marqués del Monte” donde murió en brazos de Matilde, a quien juró amor eterno.

Murió en Veracruz el 25 de marzo de 1894 a los 36 años de edad, fueron Matilda y Dolores su hija quienes reclamaron el cuerpo. El féretro fue trasladado a la ciudad de México bajo la custodia de guardias contratados por Matilde, donde se le dio cristiana sepultura.

Al día de hoy no se sabe donde se encuentra la sepultura de “Chucho el roto”, de quien solo quedó para siempre su leyenda.

La Mulata de Córdoba

El relato narra la historia de Soledad, una bella mujer que vivía en la ciudad de Córdoba, fundada en 1618 como un sitio de tránsito en el camino real que conducía del puerto de Veracruz hasta la Ciudad de México, el corazón de la Nueva España.

Soledad, de origen mulato, es decir, de acuerdo al sistema de castas de la Nueva España, hija de un español con una negra, cautivaba a todos los habitantes de la ciudad; se dice que por envidia, muchas mujeres querían que el Santo Oficio la acusara de brujería y pacto con el diablo, pero éstas acusaciones nunca se comprobaron.

La belleza de Soledad cautivó al entonces alcalde de Córdoba, Martín de Ocaña quien ofreció toda clase de regalos a la mujer a cambio de poseer su cuerpo.

Al negarse, Soledad selló su destino, pues el acaudadlado funcionario levantó una acusación en contra de ella ante el tribunal de la Santa Inquisición que procedió a encarcelarla y a enjuiciarla rápidamente para condenarla por sus supuestas relaciones con el demonio.

La mujer fue llevada presa al temible San Juan de Ulúa y durante la noche previa a su ejecución pasó todo el tiempo dibujando un magnifico barco en la pared de su celda con un trozo de carbón.

Cuando los guardias fueron por ella para conducirla a su destino fatal y tras sorprenderse por la obra de arte que la mulata había logrado dibujar con tan pocos recursos y en tan poco tiempo, Soledad les preguntó qué era lo que faltaba al navío.

"Que navegue", contestaron; en ese momento Soledad subió a su dibujo y el barco comenzó a navegar por las paredes hasta perderse en el muro y escapar de ahí.

La leyenda cuenta que nadie nunca más volvió a saber de Soledad; si se visita el Castillo de San Juan de Ulúa, es común conocer esta leyenda e incluso, hay quienes sienten una extraña presencia entre sus centenarios muros.